4/11/2012

LOL (EEUU), o como reafirmar la belleza de Jeremy Kapone

El tráiler americano del melodrama teen con raíces francesas "LOL" destapa las diferencias entre su predecesora francesa: Miley Cyrus, interpretando el papel protagonista de Lola, anteriormente intepretado por Christa Theret. Demi Moore se atreve con la madre sobreprotectora más concentrada en su hija que en sus problemas propios, la misma que retrató con brillantes Sophie Marceau en 2008. Y por último, otro actor y modelo ocasional, Douglas Booth, tendrá que ponerse a la altura del adolescente-actor-cantante-modelo (todo en el mismo pack) Jeremy Kapone, que interpretaba al mejor amigo (con futuro derecho a...) de Lola. ¿Veredicto?

LoL Francia (2008)


LoL EEUU (2012)

4/10/2012

El invierno rojo de Nicolás Vaudelet


Leer el artículo completo AQUÍ


La marca consciente de Tatiana Santo Domingo


Originalmente publicado en Vanity Fair

Imagen del artículo
Tatiana Santo Domingo y Dana Alikhani © Muzungu Sisters
Un viaje de amigas alrededor del mundo puede tener más pretensiones que la de un compendio suculento de anécdotas exóticas. El viaje incoado en 2009 por Tatiana Santo Domingo y su íntima amiga Dana Alikhani suponía la creación de Muzungu Sisters, un negocio inspiracional –que no aspiracional– con el que han transportado sus maletas desde el desierto de Salinas Grandes en Argentina hasta los zocos de Marrakech, pasando por La India, Perú, Brasil, Colombia y Hungría. El fin, más que justificado en este caso por los medios, no era otro que encontrar caftanes, ponchos, sarongs, túnicas y en definitiva prendas exóticas y únicas con las que regresar a Londres y deleitar a la esfera viral con sus hallazgos.

Imagen del artículo
Sarong de Bali con estampado ikat © Muzungu Sisters
La búsqueda de Dana y Tatiana es constante: en este momento se encuentran sobrevolando el sudeste de Asia en un trayecto con destino final en África. Pero, además de encontrar las chilabas que Talitha Getty habría comprado sin pestañear, el valor de Muzungu Sisters está en su componente ético: "Ayudamos a hacer visibles la artesanía y los oficios de las economías locales, y a apoyarlas cuando nosotras abandonemos esa zona", explica Dana. El criterio sigue la máxima de cualquier fashionista emprededor: "Si nosotras lo lleváramos en nuestra vida diaria, entonces lo compramos. A partir de ahí controlamos la producción, la calidad, la originalidad del producto... Y la historia, tiene que haber una historia detrás".

El afortunado cerco social de Dana y Tatiana (la primera es hija del empresario iraní Hossein Alikhani y la segunda desciende de una de las familias más ricas de Colombia) no implica que no sean conscientes de ciertas contradicciones. Dana, admiradora de las grandes viajeras como Freya Stark y del escritor orientalista Edward Saïd, lo reconoce: "Viajar alrededor del mundo en busca de piezas exóticas puede parecer condescendiente, sobre todo viniendo de mí, que he nacido en Oriente Próximo. Por eso muchas veces me tengo que recordar quién soy y por qué estamos haciendo esto".

Pero el aspecto social no va por detrás de lo que realmente importa: el producto y cómo llegar a sus clientas. Desde hace unos meses colaboran en exclusiva con el portal Motilo, una comunidad online dividida en revista, tienda virtual y red social que funciona como una Chictopía fotologera (aquí es donde Anna dello Russo comparte hallazgos como Fausto Puglisi cada semana). Es el único sitio donde las dos amigas han decidido poner a la venta sus cestas sicilianas, los collares Jaipur y los caftanes marroquíes, y donde Muzungu Sisters seguirá creciendo. Ética, sí, pero con visión de negocio.

Por Mario Ximénez

Azealia Banks, ¿quién es esta chica?

Originalmente publicado en Vanity Fair

¿Qué misterio puede haber en un par de trenzas afro y una sudadera de Mickey Mouse? Ninguno, es Azealia Banks.

Imagen del artículoAzealia en el desfile de Kanye West en París, con P. Diddy, Alicia Keys y la cantante Cassie. 
Faltaban Rihanna y Chris Brown. 

La estrella del momento tiene cosas que la hacen igual al resto de jovencitas, como pequeñas marcas del acné que no hace mucho debió de superar –es un retaco de 20 años y metro cincuenta–. La diferencia es que Azealia se ha metido al mundo virtual en el bolsillo en el mismo lapso de tiempo en que otras se ganaban las críticas más encarnizadas. Si Samantha Jones –en 'Sexo en Nueva York'– le decía a su novio que para triunfar primero venían los gays, después las adolescentes y por último la industria, Azealia sacude con su rap galopante esta teoría: primero viene Youtube, y tras 5 millones de visitas viene todo lo demás. 


Partamos por el principio: el videoclip. "I can be the answer" es la primera frase que augura 212, el primer sencillo (y prefijo telefónico de Nueva York) de esta fiera del Harlem sin género musical establecido. Azealia Banks comienza sentenciando lo futurible de su éxito, se acompaña de un amigo con cara de no saber qué hace en pantalla, elabora brillantes amenazas a posibles rivales y remata con una cómica sudadera de Mickey Mouse. Dirían algunos: ¿no hay ya muchos heavy users del 2.0 que hagan vídeos cual pimpollo en su jardín? Ella probablemente les respondería "I'm-a-ruin-you, cunt", como en la canción. Y cuidado, señores. Azealia sabe lo que se hace.

¿Dónde quedan los versos empalagosos que la gran Whitney rezaba ojiplática en 'I will always love you'? Tan lejos como El Guardaespaldas. Las precursoras de Banks –Nicki Minaj, M.I.A., Lil Kim o Missy Eliott en el baremo más generoso– ya lo sabían: el secreto está en el énfasis nigga, la actitud arrasadora y mucha purpurina, uñas de gel y colores peligrosos como arma indiscreta. Banks hereda el cajón de sastre de éstas y con su allure propio lanza disco este septiembre titulado "Broke with expensive taste" ['Arrasar con gustos caros']–se acostumbra bien a la fama, parece–.

Hasta aquí su agenda ha estado bien caliente: actuó en la fiesta del pasado desfile de Topshop O/I 2012, hizo tournée completa en la pasada Semana de la Moda de Londres, y hace más de un mes pasó la prueba de oro: ganarse a Karl Lagerfeld. Resulta cuanto menos morboso ver a quien versa "I guess that cunt getting eaten" ['supongo que al menos me comerás el coño'] cantarle al rey del tweed y el esnobismo musical Lagerfeld sacó su propio disco selecto sin concesiones al rap–, pero en la residencia parisina del diseñador cantó, secundó y tembló hasta el trending topic. Y es que Azealia parece la última cocacola del desierto –lógico por otra parte, ya que, de divas gestantes, maltratadas o incluso retiradas por año sabático estamos todos, o casi todos, hartos– .

Por Mario Ximénez

Atrévete a perderlas



Originalmente publicado en Vanity Fair España

Muchas cosas se han dicho sobre Elizabeth Taylor y su pasión por las joyas, pero quizá la mejor definición es la que apuntó Richard Burton espetando "yo le presenté la cerveza, y ella me presentó a Bulgari". El actor, que arrebató la Perla Peregrina a la Casa Real española por unos modestos 40 miles de dólares para su exigente amada en 1969, habría preparado su American Express Centurion en cuestión de segundos si supiera de la pericia que hoy presenta Bulgari: 'Le Gemme', una pequeña y exclusiva línea de gafas-joya que empezará a venderse a partir de abril. Inspiradas en la naturaleza y el Renacimiento italiano, piedras preciosas como el zafiro, el cuarzo rosa, la madreperla o la hematita se engarzan con monturas de oro en una oda al lujo óptico –ése no apto para personas despistadas–.
Estos tesoros en la tez de Liz –o en la de cualquier criatura humana– casan a la perfección con el imaginario de la firma italiana, maestra en relojería y joyería desde su fundación en 1884, y desde 2011 bajo el paraguas de LVMH.

Imagen del artículo
La firma que creó el collar generacional Bvlgari Bvlgari –ese colgante redondo que madres e hijas se pelean por ponerse en los mejores barrios del globo– suele contar con embajadoras de la talla de Kirsten Dunst, Julianne Moore, Jessica Stam o Kate Moss. En esta ocasión, presentó en Madrid sus monturas de lujo con Paz Vega, Blanca Suárez, o Bárbara Lennie en el Club Allard. Si bien ellos podrán permitirse los 690 a 8500 euros que cuestan estas gafas-joya, será interesante ver quién adquiere los 10 pares únicos en versión extralujo, a 40.000 euros, que actualmente se hayan en tournée hasta que otro Richard Burton se los regale a su amada.

Por Mario Ximénez

Lana del Rey: Causas y consecuencias de un nuevo síndrome

El hecho de haber nacido es un augurio para la inmortalidad. Esta frase encierra en un 99,9% el singular caso de Lana del Rey. El otro pequeño porcentaje, es un secreto que seguramente sólo ella conozca -incluyo posibilidad de manager aquí-. No hay nadie que en tan sólo 6 meses haya conseguido crear un nuevo síndrome, sólo identificado en el ser humano cuando se trata de enfermedades terminales, especialmente la del amor platónico. Tras haber escuchado el primer álbum de Lana “Born To Die” y comprobar su magnificencia oscura y melancólica, los únicos que no se unan a la “religión Lana” están a punto de ser diagnosticados con el síndrome homónimo. Atención, éstos son las fases y síntomas del mismo (prescindimos de la ira por razones obvias):

1) Negación
Por mal que nos pese, éste bien podría ser aplicable a la interesada en cuestión. Por un lado, el yo inicial de Lana fallece el 2 de septiembre de 2010 cuando ésta acompaña a Juliette Lewis en una sesión para MTV Unplugged en Berlín para el grupo Mando Diao, el mismo que incluiría la versión de ambas en una edición especial CD/DVD a finales del mismo año. Es presentada oficialmente como Lana del Rey y es, por tanto, el fin de Lizzie Grant (que ya habría publicado un LP en 2009, retirado por sus productores de inmediato), y de su apellido alternativo “Del Ray”, entonado hasta la saciedad burlona por su enemigo público número 1, Hipster Runoff. Por otro lado, es justo su compañera de dueto la que en la paupérrima actuación de Lana en Saturday Night Live se encarga de negarla públicamente, tuiteando: “ver a esta ‘cantante’ es como ver a una niña de 12 años fingiendo que canta/interpreta”. Primera estocada para Lana.


2) Depresión
Un vocablo similar debió rondar la cabeza de Lana cuando le llovieron las críticas encarnizadas de aquellos que no querían contar con una nueva opción ante la relativa calma actual de la música pop (sí, la categorizamos aquí por ahora). Su cuestionable actuación en el late show americano Saturday Night Live regaló a los anteriores la fórmula perfecta para constatar la máxima que su advenedizas mentes llevaban pregonando desde antes de que Lana estrenara su primer LP, esa máxima que hablaba de Lana del Rey como el gran bluff anticipado de 2012. Lejos quedaban aquellas escenas pletóricas junto a Bradley Soileau en el primer videoclip superproducido de la americana del momento. Los views en Youtube ahora se trasladaban a la que Brian Williams bautizó como la “peor actuación de la historia de SNL”. A la estruendosa burla de los malditos bastardos se unía la acusación de plagio: su emblemático “Video Games” sonaba peligrosamente parecido al tema “Dromoi Pou Agapisa” de la cantante Eleni Vitali. ¿Se habría venido abajo la estrella más prejuzgada del indie? No tan rápido, hipsters y enemigos de lo nuevo.

3) Negociación
Es la hora de aceptar el talento a regañadientes, y de concederle una escucha a “Born To Die”. El previo otorgado por “Video Games” y “Blue Jeans” que sufragaban las composiciones propias de Lana, han dado paso a maravillas bucólicas como “Dark Paradise” y “Summertime Sadness”, los ejemplos gangsta de “Million Dollar Men”, “Lolita” o “Diet Mtn Diew”, y temas indivualistas como “Lucky Ones” o “Without You“, en los que su voz es el metrónomo que marca el tempo. El estreno de su álbum debut esta misma semana se dibuja paralelo al hype que la moda empieza a otorgarle -Dior en su Alta Costura y sus fiestas en Japón, Anna dello Russo adorándola en Milán- parece que mengua la tormenta de todos los que hasta ahora se alzaban detractores de la cantante de estudio (mucho más que de directo).

4) Aceptación
Podríamos ubicar a esta fase en proceso de construcción. Tras haber anunciado que reeditará su primer disco -disponible en Youtube- y estar recorriendo el globo -ahora mismo se encuentra en París promocionando su disco-, el camino de Lana empieza a fraguarse optimista. Se reconoce preocupada por la crisis del euro y el hundimiento económico, irónicamente de un modo mucho más enérgico que cuando le preguntan por el odio a destajo que provoca entre la multitud (la que la conoce, claro). Como siempre las barreras se derriban -si lo hacen- con el tiempo, y esperamos que a Lana aún le queden muchas batallas -de mayor envergadura que éstas- por fraguar.

Por Mario Ximénez
Originalmente publicado en Vanidad

¿Quién es Brad Goreski?

Existen determinadas personas que, sin lobotomía previa, un día cualquiera son hechizados por cierta varita mágica y saltan a la palestra de forma asombrosa. Es el caso del estilista canadiense Brad Goreski, quien inició sus andanzas como becario en varias revistas, pero sobre todo en 2008 formando parte del equipo de la estilista estrella Rachel Zoe. El amante del estampado, en todas sus versiones factibles, siguió probando las mieles de la fama hasta hoy, con resultados poco desdeñables para el sueño americano: reality, prestigio relativo y libro a la vista. La historia en fondo es más sencilla que en formas (y estampados), y podría dividirse en seis apasionantes capítulos:

Capítulo Uno: The Rachel Zoe Project, amigos para siempre
En 2008, la cadena reina del glitter y el rosa chicle, BRAVO TV, lanza un docu-reality inspirado en los entresijos que “The September Issue” había mostrado meses antes sobre el mundo de la moda desde su agridulce raíz. “The Rachel Zoe Project”, homónimo a la estilista que comparte ropa y estructura ósea con la mayoría de sus clientas -véase la delgadez extrema de Mischa Barton o Nicole Richie en las etapas donde le pedían consejo- se centraba en el trabajo que ésta realizaba junto a sus ayudantes Taylor Jacobson y Brad. Éste aparecía en la mayoría de capítulos con pajaritas, camisas estampadas y trajes muy entallados, y se convertía en el novio que toda madre (yankee, por supuesto) desearía para su hija.
El éxito continuó hasta una segunda temporada en la Semana de la Moda de París, pero Brad ya tenía otros planes en mente y es sustituido por Ashley Avignone. Hubo una cuarta temporada, pero el drama estaba servido.

 
Capítulo Dos: El misterioso caso del frenemie que abandona
Con la desaparición de Brad en el mapa del proyecto, la audiencia del reality desciende considerablemente y Rachel Zoe empieza a exhortar a las celebrities a aparecer en su reality, para asegurar el pato. Julianne Moore, Kim Kardashian, Jessica Biel, Anne Hathaway, Kate Hudson o Demi Moore son algunas de las estrellas con las que Zoe cuenta en las dos últimas temporadas del reality, mientras Brad busca su sitio y no duda en hacer declaraciones cuando sea preciso: “Es una pena que tenga que ser tan competitiva conmigo”, dice el estilista, mientras Rachel contesta “Es muy cómica la forma de ver las cosas que tiene mi ex-empleado”.
 
Capítulo Tres: La cartera de clientas que no sea crea ni se destruye, solo se transforma
La batalla llega al punto álgido cuando Brad Goreski afirma que él es ahora estilista de las antiguas clientas de Zoe, y que incluso con clientas actuales como Demi Moore “trabajo cuando me llama, que es a menudo”. Mientras una disfrutaba de sus vacaciones en St. Barts, otro añadía: “Supongo que tiene miedo de ser extremadamente talentoso. Quién sabe”. Baja Modesto, que sube Brad.
 
En la foto, Brad con Karolina Kurkova

Capítulo Cuatro: Si no tienes un reality, no eres alguien en América
En 2011 Brad Goreski continúa los ególatras pasos de Zoe y la misma cadena de TRZP emite ahora “It’s a Brad Brad World”, que extrapolado a porcentajes tiene un 30% de reminiscencia de su jefa, un 60% de egocentrismo absoluto y gratuito, y un 10% de “éstas son las entrañas de la moda”. Brad parece que empieza a irritar a esas madres ávidas de yernos perfectos, pero su nivel de popularidad ya se equipara al de su ex-jefa y su presencia en semanas de la moda es directamente proporcional al de Anna Wintour. Necesitaba dar un paso más para autoproclamarse intelectual y profundo, y como todo americano que se precie -y que tenga pretensiones astronómicas-, un libro autobiográfico era la respuesta a sus plegarias.
 
Capítulo Cinco: Si no tienes un libro, no eres alguien intelectual en América
El sector benjamín de la editorial Harper Collins, ItPrint, anuncia en agosto que publicará un libro del estilista llamado “Born to be Brad”. Siguiendo la estela de celebrities venidas a escritoras como Lauren Conrad y su trilogía sobre la compleja vida de una chica famosa en Los Ángeles, Brad “escribe” un libro supuestamente inspiracional, completamente centrado en su vida personal con consejos nimios sobre estilo y combinación de colores. El libro, sin críticas por el momento, se estrena el 6 de marzo y ya se puede pre-comprar en Amazon. Aviso para navegantes.

Capítulo Seis: Y Kate Spade retomó esperanzas
Contrato de oro para el niño bonito. A partir de este año, Brad es ahora y hasta 2014 consejero creativo (y mediático, se dice) de la firma Kate Spade, donde trabajará mano a mano con la diseñadora Deborah Lloyd, a fin de relanzar una marca cada día más baja de ánimos comerciales. No sabemos si Rachel Zoe en la distancia estará frotándose las manos o arrancándose la piel a tiras, pero el caso es que la tierra de la abundancia ha dado a Goreski mucho más de lo que ella y él probablemente se esperaban.
 
Por Mario Ximénez
Originalmente publicado en Vanidad

Entrevista a The Horrors

“¿Faris?”, “sí, soy yo, ¿cómo estás? encantado”. La fama brusca y seca que precede a Faris Badwan, cantante y líder (aunque se niegue a reconocerlo) de The Horrors no sale a flote en los primeros minutos de conversación. Por el momento, mis dedos se descruzan. Nuestro encuentro telefónico se produce justo tres días antes de su concierto en suelo gato y será interrumpido únicamente por titubeos del vocalista cuyo grupo resucitó el concepto garage hace un lustro. Nada menos.

La psicodelia sonora de The Horrors ha conseguido encontrar su lugar en el mercado musical a una velocidad vertiginosa. Para ser más exactos, en tres únicos y extraordinarios álbumes. La historia del quinteto de Southend es la de unos amigos que compartían la pasión por los vinilos y los clubs de música garajera de Londres, allá por los inicios de la pasada década. Es esa la etapa que Faris endulza más al describir su trayectoria, todo lo demás constituye una fina cortina de humo que intensifica y diluye a su antojo, a ratos con una apatía desconcertante.

Según el cantante, el grupo no quería expresar un sentimiento concreto en sus primeros y entusiastas álbumes: “quisimos escribir canciones de forma natural, bajo nuestra filosofía, y mezclarla con instrumentos que nos apetecieran. Era el momento”. Así lo hicieron en ‘Strange House’, un trabajo que rozaba el terror psicodélico en formas y en sonidos en el que hablaban de prostitutas, destripadores y paranoia mental. En 2009 el grupo distorsionaba su sonido convulso hacia una psicodelia más avanzada con su álbum ‘Primary Colours’, que les hizo emigrar hacia la discográfica XL Recordings. “Básicamente, el grupo se sentía diferente. La anterior discográfica quería que hiciéramos música que nosotros ya no sentíamos ni pretendíamos hacer. Nosotros queríamos disfrutar. Y eso es lo que seguimos queriendo”. Y como no es estrambótico quien quiere sino quien puede, The Horrors dejaba bien clara esta máxima en los conciertos de aquella época. Pura diversión juvenil inocente.

The Horrors

Sin duda es un error plantearle a Faris Badwan la hipótesis de que en su nuevo álbum, ‘Skying’, The Horrors ha transmutado a una calma chicha digna del que se sabe vencedor (aunque sea del mainstream). Es ir demasiado lejos. Y él no duda en evidenciarlo con una respuesta tajante: “No creo que haya nada dulce ni calmado en este álbum. Nuestras melodías siguen siendo fuertes y rotas. No hemos cambiado en absoluto”. Posiciones encontradas. “El éxito es el mismo o mayor. En España y en el resto de ciudades donde hemos actuado no recuerdo una sala medio vacía, siempre hemos llenado”. Tras el baño de modestia, vuelve a correr la cortina cuando le pregunto por vivir siempre de gira y lejos de los suyos: “No tengo amigos, los únicos que tengo son ellos cuatro, mis compañeros”, dice.

Resulta imposible no imaginar su greñuda melena cayendo a la altura de sus ojos. Curiosamente es ese tipo de gestos el que dio nombre al subgénero rock en el que muchos encuadran a The Horrors: el shoegaze, caracterizado por guitarras eléctricas que obedecen las órdenes de sintetizadores, la distorsión intencionada de las voces, cuerpos lánguidos de uniforme oscuro, perfectos de cuero, cardado peligroso e incluso botines de tacón. Por eso sorprende escucharle enfatizar en su mínima preocupación por lo estético: “Por muy raro que suene, la moda no me preocupa en absoluto. Llevo la misma ropa desde los últimos cinco años, no he empezado a vestir de un modo distinto y no creo que lo haga nunca. Es simplemente una extensión de quiénes somos, nunca un factor decisivo”. Mientras pronuncia estas palabras con deje anodino, su voz se apaga lentamente en una clara decisión unilateral de que nuestra conversación ha llegado a su fin. No obstante, reconoce que le gustaría que The Horrors fuera recordado por su tema ‘Sea within a sea’, o quizás ‘Ocean’s Burning’. Pero si es cuestión de asociar, Faris evoca aquel maravilloso tema “Primary Colours” que rezaba: ‘Everyone knows him, he knows himself better…’

Por Mario Ximénez
Fotografía de Cristian Carrillo 
Originalmente publicado en Vanidad Febrero 2012

Juan Vidal O/I 2012-13 Lo invisible a la vista


HORA Y LUGAR: Sede del Ballet Nacional/Compañía Nacional de Danza, 20.30 h.

FRONT ROW: Michelle Jenner, María Escoté, Arantxa del Sol.

PLAYLIST: La mezcla propia de Juan amigaba piano con una música de fondo intrigante y acertada para una colección del mismo carácter. Ponía la guinda del pastel la monacal melodía de Agnes Obel.

INSPIRACIÓN: “Chrystine”, que así es el nombre de la colección, bebe su origen de un diamante en bruto. Por ello, se desarrolla de la nada intuitiva al todo creativo y visual. En palabras de Juan: “La sencillez de la colección parte del concepto de una fábula: de la simplicidad de la fantasía, de jugar con lo imaginario y liberar el subconsciente, al enriquecimiento de matices con el fin de profundizar en la forma y la coherencia”.

CLAVES: El diamante en bruto se intuye en los patrones de los primeros vestidos. Un total de 12 looks elaborados exclusivamente en blanco, protagonizados por vestidos de línea “A” y parkas de gabardina técnica con corchetes transparentes, que se ensamblaban con sus interiores. Los impresionantes escotes de sirena y corazón cuadraban un proceso de metamorfosis al auténtico protagonista: el estampado de diamante. A éste le acompañaban aplicaciones de pasta transparente que crecían sobredimensionadas de los bajos, escotes y mangas, y se complementaban con tonos chocolate y pendientes en forma de candelabro transparente -deslumbrantes y cuadrando el círculo-. Otra clave: el terciopelo de seda del que surgían maxi lazos y nuevas formas.

BEAUTY TIPS: Tez impecable, pálida, sin un destello de brillo, ojos azul acuoso,  y cabelloo húmedo peinado hacia atrás.

LO MÁS IMPACTANTE: Todo lo que rodeaba a las prendas era un espectáculo en sí. Los zapatos, en un lazo plegado rosa metalizado, cobraban vida propia, los complementos emulaban las aplicaciones de las prendas, y el caminar de Marta Ortiz y las demás modelos estaba sincronizado con la filosofía de la colección. La unión hizo la fuerza.
Por Mario Ximénez
Fotografías de Pablo Bartolomé
Originalmente publicado en Vanidad

Daniel Rabaneda en el Edificio Telefónica: cierre de MBFWM

Bendito el fruto de tu vientre



HORA Y LUGAR: Flagship Store de Telefónica Gran vía, 21.30 h

FRONT ROW: Andrea Guasch, Sara Vega, Rafa Verano, Lola Marceli, Jimena Mazzucco, Cecilia Quintana

PLAYLIST: El witch house en directo corrió a cargo de José Cicuta, con melodías que evocaban a Salem y un destello menos oscurantista con dejes monacales.

INSPIRACIÓN: En un ejercicio sobre el encuentro con uno mismo, la figura maternal cobra en la imagen de Daniel un papel esencial. Es por ello que el hombre torna oscuro, menos protagonista pero igual de reflexivo que ella. Una colección de detalles y no de superficie, donde cada una de las prendas cobra forma propia a base de estructuras de anatomía enfatizada y sobredimensionada. Bendito el fruto de tu vientre, que así es el título de la colección, expresa la entraña de un pensamiento y se exilia en algunas prendas de la realidad que la rodea, pero sabe volver a poner los pies en la tierra en su vertiente más comercial de camisería, abrigos y pantalones.

CLAVES: La ninfa solitaria de Rabaneda luce pantalón de talle alto, patronaje intrincado y multiplicado en capas solapadas. Camina pausada, sobre mocasines de altura arquitectónica firmados por Jeffrey Campbell. Su color predilecto es el negro, pero atavía su uniforme con potencias doradas propia de una virgen y las sitúa en las muñecas, a la altura del corazón (en color negro) o incluso rezumando de los cuellos de sus vestidos. El patrón geométrico es también visible en faldas con cortes al biés, otras a la altura del tobillo que potencian la cadera de la virgen, un vestido de tres piezas que se va abriendo desde el cuerpo de la modelo y le da un potencial absoluto, casi masculino. El cambio de papeles también es palpable a la hora de usar estampados bizantinos en tafeta bordada y brocados en seda -de riqueza inusual en jóvenes diseñadores-, y modificándolos hacia el patrón de una sudadera con hombro oversize. Una colección para estudiar, no solamente para observar.

LO MÁS IMPACTANTE: La convocatoria de más de 400 personas no se quedó en palabras: aforo completo en el primer rascacielos de la capital de España. Un recorrido complejo, de doble altura con inclusión de escalera, fue el que tuvieron que hacer los 22 modelos que lucieron los 22 looks del desfile. Uno por cabeza, las prendas lo merecían.

PRENDA ESTRELLA: Las camisas tricolor constituyen el vértice más vendible del desfile, combinando gris, amarillo y verde agua. El mayor acierto a largo plazo de una colección más adulta y pensada que su predecesora “Bones Crown”.

BEAUTY TIPS: El pelo, de textura húmeda, lleva una raya matemática en medio del cráneo, en una sensación de cansancio y dramatismo. Los ojos, en un tierra rojiza, emulan las ojeras o la falta de sueño por el paso de las horas. Menos es más aquí, a la vez que la belleza cambia su esencia hacia el opuesto de los estereotipos.



Por Mario Ximénez
Collage y gif de Álvaro Martínez
Originalmente publicado en Vanidad

María Escoté VS. Carlos Díez: Tumblr meets Tyrol

HORA Y LUGAR: Mercedes-Benz Fashion Week, 16.15 h
FRONT ROW: Laura Hayden, Miriam Giovanelli, Carolina Bang, Natalia, Vinila von Bismarck, La Terremoto de Alcorcón.
PLAYLIST: The Soft Moon – “Sewer Scikness”, Apparat – “The Soft Voices Die”.
INSPIRACIÓN Y CLAVES: Dandy goes Military. Dos fases y dos resultados que conjugan en uno. El talento más inusual del microuniverso Ifema comienza hablando de tendencia tirolesa, con sombrero y tirantes incluidos, variando a prendas de cuadros en tonos ácidos, a estampados florales en fondo mostaza y a estampados de botones multicolor. También hay lugar para el negro, donde los bajos de bufandas se clonan a los altos de las prendas y acaban trepando hasta las frentes de los modelos, todos perfectamente ataviados de bigote y enormes cejas negras.



LO MÁS IMPACTANTE: Las colaboraciones se afianzan con el tiempo, pero siempre se está a tiempo de un nuevo romance. Converse enfunda los pies de los modelos como desde hace tantos años lleva haciendo en los desfiles de Carlos, pero esta vez es Unified People la marca que ayuda a que las gorras de cuero cierren el look total. Lo luce a la perfección Jordi Vandecamp, modelo callejero (fuera del casting de Ifema) que Carlos vuelve a utilizar sobre la pasarela.



PRENDA ESTRELLA: El vestido convertido en chaqueta convertido en capa (todos ellos en negro) son lo más apetecible y probablemente más potencialmente comerc
ial de la colección.
BEAUTY TIPS: Macrocejas y bigote en ellos ¡y en ellas!

María Escoté

LUGAR Y HORA: Mercedes-Benz Fashion Week, 16.00 h.
FRONT ROW: Laura Hayden, Miriam Giovanelli, Carolina Bang, Natalia, Vinila von Bismarck.
PLAYLIST: Nero – “Doomsday” y “Fugue Style”, Deadmau5 – “Lost in Space (Feed me Remix)”, Josh Wink – “High State Consciousness”.
INSPIRACIÓN: El imaginario de María parte esta vez hacia un sino de mayor calado. Internet, la electrónica y el torrente flúor son fuentes de inspiración en lo que ella misma define como “carpe diem artístico”, ofreciendo un optimismo tumblriano que construye tajante la imagen de marca de la que ya goza Escoté.
CLAVES: Las gasas en flúor rosa chicle, naranja y amarillo elaboran vestidos cortos por delante y largos por detrás que van acompañados de macro pendientes semilunares y gargantillas en frente que evocan a la Emperatriz Infantil de “La Historia Interminable”. Epataron y fascinaron ante la pasarela los perfectos de plástico flúor, las faldas de leopardo (también corti-largas), las creepers transparentes de Jeffrey Campbell, y las cremalleras que creaban faldas abiertas y estructuraban las prendas. Otro looks más  reafirmantes en el “Shock” de escoté fueron los jerséis con rayos de plástico flúor multicolores, que coprotagonizaron el desfile junto con las aplicaciones de plástico que colmaban tops y faldas con las siluetas de la estrella de David (de seis puntas) y la cruz egipcia.
PRENDA ESTRELLA: El último vestido naranja, con bajo en U, será sin duda el más solicitado entre el clan de seguidoras escotenses. O en su defecto, el conjunto que una modelo lucía con una camiseta que rezaba fidedignamente “I Love Lucifer”.
LO MÁS IMPACTANTE: Podríamos afirmar que María, hoy sin lugar a dudas, ya tiene una identidad de marca vendible y exportable. Si resulta cuestionable, solo decir que las prendas ya están a la venta en su propia web.
BEAUTY TIPS: Cejas perfiladas en negro, eyeliner y raya en medio, solo eclipsadas por los detalles de los accesorios.


Por Mario Ximénez
Fotografías y video de Álvaro Delgado
Originalmente publicado en Vanidad

Juanjo Oliva Otoño Invierno 2012/2013

HORA y LUGAR: 16.42 h. Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.
FRONT ROW: Elena Salgado, Marisa Paredes, Amelia Bono, Natalia Figueroa y Toni Acosta, Clara Courel, Topacio Fresh, Ana Locking, Pelayo Díaz, Carmen Lomana, Ana García Siñeriz y Bibiana Fernández.
PLAYLIST: Adivina quién acaba de aumentar el hype más hinflado de 2012… Sí, Lana del Rey y “Video Games” ha sonado en Oliva. Continuaba otro maltrecho tema súper trallado, el “Good Day Today” de David Lynch, para acabar con acierto rotundo confiando en My Pop y el tema “Slove”.
Propuestas de Juanjo Oliva para O/I 2012-13 
LAS CLAVES: Manteniendo sellos de identidad como el lazo grueso que abraza las cinturas y enamoró a Amelia Bono, Juanjo añade la piel esta temporada: lo vemos en estolas, mangas, chaquetones rasurados… No obstante, el resultado es más adulto y menos fantasioso que colecciones anteriores, mostrando patrones oversize y estampados naranjas con algún azul satinado que no sale mal parado. Mal que nos pese, podríamos casi afirmar que Oliva “guiña” en esta colección a cierto diseñador italiano que hace dos temporadas exponía las mismas faldas de triple tul, vestidos combo de encaje nude, volviendo a desmarcarse en las cremalleras doradas a la vista.
Propuestas de Juanjo Oliva para O/I 2012-13 
PRENDA ESTRELLA: Juanjo se sale de su romanticismo yankee para dejar un hueco a las concesiones del DIY. Lo hace en un vestido largo tie-dye, con tintes oscuros en marrón y negro que provocó bastantes pulgares arriba en la grada.
Propuestas de Juanjo Oliva para O/I 2012-13 
LO MÁS IMPACTANTE: Dejando a un lado la cuestión del tacón de aguja -que de tan aguja obligaba a las modelos a caminar en modo ralentizado-, el carrousel final mostraba a todas las maniquís de espaldas y al artífice en cuestión de frente al público. Opiniones aparte, suponemos que nos viene al pelo dado el título de nuestra revista -insertar modo irónico aquí-.

Por Mario Ximénez
Fotografías de Álvaro Delgado
Originalmente publicado en Vanidad

Cuando D&G encontró a Juan Vidal

Era un día extremadamente caluroso en París. En una marabunta apoteósica de desfiles, la marcha se detenía en el número 9 de la rue de Rivoli. Uno de los recintos del Palacio del Louvre -antigua residencia de Luis IX ahora reconvertido en palacio de exposiciones- daba paso a Zip Zone, una de las ferias que tienen lugar durante la Semana de la Moda en la capital, obligatoriamente benjaminas respecto a la gran Atmosphère que despunta en los Jardines de las Tullerías.

Al entrar, un espídico Juan Vidal saluda efusivo y me presenta a su equipo, presidido orgullosamente por su madre, de la que destacan a primera vista unas enormes gafas de Prada y un vestido con aspecto de neopreno y viscosa negro. Curiosamente, un aspecto mucho más agradable a la vista que el resto de looks estrambóticos vistos en la ciudad del amor. Es curioso conocer también a Marta Ortiz, su amiga, musa o viceversa, que está allí para clavar sus piernas interminables en los desfiles de Kenzo y Vivienne Westwood. Ambos tienen esa química dual en el mundo de la moda (inevitablemente identificada en musa-diseñador) que nos traslada a una sesión de fotos informal y distendida entre las mágicas prendas de Juan, que se componen cromáticamente de tres colores en exclusiva: blanco, negro y rosa. Con un match point así, el resto va rodado: aplicaciones de flores, bordados brillantes en el escote de un vestido con largo interminable, o cordones en los ribetes de vestidos que emulan la metamorfosis de una niña venida a mujer a la que Juan ha bautizado como Kitty. La colección es una estrella en sí.


 
Es español, está en París, y está vendiendo. Es un privilegio, y Juan lo sabe. Pero en medio de las fotos que aquí aparecen, una presencia acentúa su tensión inherente. Meses más tarde descubrimos que se trataba de Andrea, uno de los ‘chicos’ de Domenico Dolce y Stefano Gabbana, que se encarga de seleccionar por todo el globo las prendas de jóvenes diseñadores y colgarlas en las perchas de Spiga 2, la multimarca de los diseñadores que un año atrás hizo lo propio con Elisa Palomino.
 


Juan narra en sus propias palabras la experiencia D&G para Vanidad: ”Recuerdo cómo Andrea, el chico de Dolce & Gabbana, se paró delante del perchero y lo repasaba sin yo siquiera saber quién era. Lo estuvo revisando tres veces, por dentro y por fuera, los forros, las costuras, los acabados… Luego llamó a un colega, y se marcharon. Al rato volvieron, y me dijeron que se lo querían llevar a los señores Domenico y Stefano, y que de ellos dependía del OK final. ¡En esos momentos me pinchas y no me sacas sangre!”.
No solo es importante la selección de los italianos, sino también la presencia que ahora tendrá Juan Vidal a nivel internacional: “Supone una visibilidad increíble, y sobre todo es emocionante cuando profesionales del sector después de ver el producto y estudiarlo, piensan que hay algo. De momento es pronto para decir qué tal, solo lleva una semana en la tienda. Pero sí nos han llamado para decirnos que están encantados con la colección…” y no ha de extrañar a nadie. Las águilas como Juan no cazan moscas y los efectos empiezan a ser palpable para él. El próximo peldaño recae en Madrid, donde Juan presenta el 4 de febrero su colección Otoño-Invierno 2012/2013 en la Sede del Ballet Nacional, nada menos. Esta vez la chica se llama Chrystine. Amén.

Texto y fotografías Mario Ximénez
Originalmente publicado en Vanidad

Missoni ficha a Pedro Almodóvar

La dirección creativa de Missoni, con la figura de la matriarca Angela al mando, han decidido apostar sobre seguro para una campaña que llegaba algo tardía después de las pioneras de enero. La casa italiano ha elegido, ni más ni menos, que a Pedro Almodóvar (confeso amigo de la familia) para protagonizar su campaña de Primavera-Verano 2012. El cómo y el dónde no podría tener rasgos más españoles.

Sus estelares compañeras son, entre otras, también culpables del flamenco resultado final: la coprotagonista de la última cinta de nuestro director favorito manchego (y no manchego) Blanca Suárez; la top model Mariacarla Boscono (italiana que se mudó a África con 9 años, favoriendo el etnicismo buscado en la campaña), y Margherita y Teresa, las hijas más famosa y más hermosa de la familia -respectivamente-. Completan el cuadro (nunca mejor dicho) las instantáneas del formidable Juergen Teller, la inconfundible colaboración de Rossy de Palma y el lustroso Villa Rosa, tablao (célebre donde los haya) en la plaza de Santa Ana.

Por Mario Ximénez

Rossy de Palma

Santiago del Palacio y Jorge Acuña en Madrid Fashion Show

Santiago del Palacio

Hora y lugar: 20.00 (+9 minutos de rigor), Madrid Fashion Show, Museo del Traje
Front row: Carmen Lomana, Josie, Mar Flores, Julia Martínez, y un gran número de señoras de bien ataviadas con diseños del peletero.
Inspiración: French lady comes to Manhattan. Abre el desfile una modelo que aguanta en actitud placentera una fuerte ventisca, y cuando ésta finaliza la modelo empieza a caminar.
Playlist: Del Palacio utilizó solo grandes para su desfile: El “Soldier of Love” de Sade, “I’ve seen that face before” de Grace Jones, la maravilla de “Wedding Day” que Heidi Klum y Seal cantaron en el mítico desfile de Victoria’s Secret en 2007, y finalizó con un mito: Leonard Cohen y su “Take This Waltz”. La música, desde luego, fue una de las claves del desfile.
Claves: Pantalones acampanados, contrastes de pelo con sastrería, astracán texturado, faldas por encima de los tobillos y ribetes intrínsecos que originan franjas en la propia piel de los abrigos.
Lo más impactante: A la salida del desfile se encontraban manifestantes de la asociación PeTA, que tuvieron una acalorada charla con Carmen Lomana sobre el devenir de la lucha por los derechos de los animales.
Prenda estrella: El sombrero de ala curvada, o el cárdigan de punto y pelo en franjas podrían constituir los mejores looks del desfile de Santiago del Palacio.
Beauty tips: La cara queda impecable a excepción de unos labios en color rojo intenso, y el pelo va perfectamente ondulado emulando años 40.

Imágenes del desfile de Santiago del Palacio

Modelos del desfile de Santiago del Palaciomodelos de Santiago del Palacio

Jorge Acuña

Hora y lugar: 21:30, Madrid Fashion Show, Museo del Traje
Front-row: Olga Liggeri (directora de Vanidad), Marta de la Calzada y Fran Marto (ambos de Vanidad), Tamara Falcó, Clara Courel, Vega Royo-Vilanova, Mar Flores, Carmen Lomana y Daniel Rabaneda.
Inspiración y claves: Amalgama. Un resultado algo más arquitectónico de lo que esperábamos para Acuña, aunque todavía ha quedado lugar para la gasa. Por un lado, abrían el desfile botonaduras nupciales laterales en abrigos que recordaban ínfimamente a la escuela japonesa, en blanco impoluto algunos y otros en color blocks donde predominaban rosa y negro (ningún color fue especialmente reinante). Un patrón mítico en la costura del diseñador se repetía en su último desfile: el vestido a tiras. Aparte de eso, terciopelos marrones en trajes que imitaban un esmoquin, gasas fruncidas que creaban monos en rojo pasión, volantes que bordean la silueta del perfil de las modelos muy lanvinianos, y una última fase de gowns entre los que Pauline Rempp (la modelo más airosa del desfile) se veía agradecida y pletórica.
Prenda estrella: El último vestido, blanco impoluto con un encaje que hacía las veces de enrededera y parecía agarrarse desesperadamente a su matriz, fue lo más acertado del desfile de Acuña.
Lo más impactante: La duración del desfile. Más salidas que parecían dar lugar a una nueva transición final engañaban al público en un continuo ir y venir de gasas, terciopelos, algún patrón inteligentemente oculto, y una Tamara Falcó que observaba confundida el contraste de tendencias.
Beauty tips: Maxi tupé cardado y labios rojos (como Del Palacio).

Jorge Acuña
Jorge AcuñaJorge AcuñaJorge Acuña en el backstageModelo de Jorge Acuña

Y el FRONT ROW
Tamara Falco
Tamara Falcó
 Nuria March y una amiga
Nuria March con una amiga

 
Olga Liggeri (directora de Vanidad) con Fran Marto

 
Clara Courel

 
Daniel Rabaneda y Olga Smick

 
Julia Martínez, con Mar Flores y una amiga

Texto Mario Ximénez
Fotografías Álvaro Delgado

Amaya Arzuaga, el cortejo del punto

Tul

Hora y lugar: Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, 13.45 h.

Front-row: Ángeles González-Sinde, Boris Izaguirre, Emma Suárez, Nuria Roca, Teresa Baca Astolfi, Juana de Aizpuru, Pepón Nieto, Hiba Abouk, Ana Rujas, Enrique Loewe, Adriana Torrebejano, Sara Vega, Asier Etxeandía, Valerio Pino, Topacio Fresh, Cristina Urgel, Sandra Barneda.

Playlist: Música creada por el DJ y mejor amigo de Amaya, Javier Peral. Como era de esperar, lo nuevo de Suuns abría un desfile con la canción “Bambi”. El resto del mix de Peral estaba formidablemente presidido por la banda S.C.U.M. (la nueva benjamina de The Horrors, dicen).

Claves: El juego de contrarios vuelve a repetir la jugada Arzuaga. En una segunda línea (la primera desfila el 2 de marzo en París) menos espectacular pero más efectiva que su predecesora veraniega, la diseñadora burgalesa imprime su esencia en la construcción por pliegues, el patronaje secuencial y el flirteo textil de puntos con tules y cuero con mohair. Presiden la escala cromática los berenjenas, rojos sangre y colores poco dramáticos de origen que consiguen funcionar gracias a los materiales usados: mohair perchado, punto de lana, cabra tibetana -(que ya le hizo triunfar en el Otoño/Invierno de 2010)- lana merino y cueros en rojo y negro.

Prenda Estrella: Los jerseys entubados que iban mutando en fases: una primera explosión de tul en el bajo disparada como nacida de la propia lana, dando paso a una transición en un vestido devorado literalmente por el tul.

Lo más impactante: El triunfo de lo oriental en lo que a modelos se refiere: Ming Xi y Liu Wen, reinando por encima de todas.

Beauty tips: Cola de caballo limpia, recta y lisa. El eyeliner negro es el único protagonista en una cara libre de coloretes y sombras.

Por Mario Ximénez
Fotografías de Álvaro Delgado
Publicado en Vanidad

Calvin Klein brilla (literalmente) en Milán

Originalmente publicado en VANIDAD

Alguna novedad en el frente siempre representa buenas noticias. La simplicidad insigne del buque impecable de Francisco Costa parece encontrar en su homónimo masculino su perfecto aliado. El artífice estético de la rama masculina de la firma, Italo Zucchelli, consigue en su nuevo acto en Milán un imaginario futurista, sin beber de exageraciones al respecto. Por eso ciertamente, convence. El color-block, el contraste de texturas y la piel de cocodrilo como alguna de ellas podrían conformar un acierto en el hombre de Zucchelli, que aún así consigue dotar al mismo de un esfuerzo relativo en su andar y su parecer. Las siluetas continúan masculinas en fondo y formas, equilibrando así la experimentación textil. En todos los sentidos, Calvin Klein reafirma su identidad con un director creativo que el año que viene cumple su decenio en la casa. Bien pensado.
Por Mario Ximénez

El descontento de Miuccia Prada

Originalmente publicado en VANIDAD

El triunfo ingenioso de Miuccia Prada en Milán, aderezado de Jamie Bell, William Dafoe y Emile Hirsch en uniformes, escondía una cuestión latente en el imaginario actual de la firma. No era otra que la exposición, ya en proceso, con la que el Museo Metropolitan de Nueva York anunció hace meses que indagaría en el talento de Miuccia y de otra grande compatriota, Elsa Schiaparelli.


La última estandarte italiana de la alta costura de los años 30 y única rival reconocida de Coco Chanel, introdujo entre sus obsesiones el rosa shocking, los jerséis con estampados que Mary Katrantzou seguramente admirará y el vanguardismo dadaísta. Jugaba con la moda en modo apuesta segura, con resultados equidistantes a la sensación que produce hoy presenciar un desfile de Miuccia en el que, bajo patrones en principio sobrios, establece declaraciones de intenciones como el chic motorista de gasolinera retro. Tarea ardua, aunque no tanto para ellas.
Su paralelismo, sutil para uno y obvio para otros, llevó a Harold Koda y Andrew Bolton (los comisarios de la exposición en el Metropolitan) a plantear la idea de una exposición en común bajo un modus operandi de conversaciones ficticias entre Miuccia y la abuela de la modelo Marisa Berenson. Su mejor apoyo será las “Entrevistas Imposibles” que en la época de la segunda elaboró el escritor Miguel Covarrubia.

Teniendo en cuenta el rol que tenía el Surrealismo y otros movimientos artísticos en los diseños de ambas, será tan solo la cuestión de entrelazar casos concretos en sus creaciones la única que conlleve más tiempo explorar. Las colaboraciones de Schiaparelli con Dalí y Cocteau, así como la actual Fondazione Prada, empujaron a la moda y al arte hacia el acercamiento, intimándoles “en una relación directa, sinérgica y cultural” decía en diciembre Thomas P. Campbell, director del museo.
No obstante, y aunque la exposición no abra sus puertas al público hasta el 7 de mayo (con la sorprendente copresidencia de Anna Wintour y Carey Mulligan y Baz Luhrman como consejero creativo), ya ha recibido sus primeras críticas. 

No, ningún periódico ni revista ha contado con la primicia. Ha sido la propia Miuccia la que ha comentado su descontento con los paralelismos que se están haciendo en la trayectoria de su dirección creativa con la musa del surrealismo italiano. Hace unos días, decía para WWD: “Es muy formal; se están centrado en aspectos relativos, comparando plumas con plumas, étnico con étnico, pero no están teniendo en cuenta que pertenecemos a eras muy distintas y que tanto en fondo como en formas, Schiaparelli y yo somos totalmente opuestas” comentó Miuccia minutos antes de su glorioso desfile en Milán. “Se lo dije, pero no les importa”, añadió con una expresión torcida de malestar. Veremos qué depara el resultado final (si el gigante italiano no lo impide).

Por Mario Ximénez

Ralph Toledano y Puig, la pieza que faltaba

Originalmente publicado en VANIDAD

Tras el anuncio del fichaje de Ralph Toledano como presidente de la división de moda de Puig, algunos quedaron perplejos. Segundos después, el fácil tropiezo de aquellos que pensaron en Sidney Toledano (CEO de Christian Dior, y pariente lejano del aquí citado), pasó a pensar en el auténtico aludido. Este, aunque menos mediático que el hombre mundialmente conocido por despedir a Galliano, se encuentra ahora de actualidad por ser el nuevo pez gordo del grupo catalán de los perfumes por excelencia.

La época fulgurante de Ralph Toledano remonta a la década de 2000, cuando su labor como presidente de la firma Chloé se vio bajo “cierta presión” por su buque matriz Richemont, propietaria de la marca desde 1985. No acababa aquí el mapa de presiones ya que era la propia Chloé, la que en su sección de perfumes pertenecía a otro buque, esta vez el gigante Coty Inc. (exactamente, a su división selectiva Coty Prestige). El entramado de intereses/exigencias acabó alcanzando cotas que incluyeron conjeturas mediáticas, por lo que Toledano acabó abandonando la presidencia de Chloé en 2010. Casi al tiempo, Hannah MacGibbon resucitaba el poder de la firma en su prêt-à-porter, tras el letargo de Paulo Melim Anderson, y consigue redirigir Chloé hacia la esencia cándida e impecable de la marca que en 1966 habrían proyectado las manos de Karl Lagerfeld.

Clemence Poesy, Michelle Scannaviny, Anja Rubik, Ralph Toledano y Chloé Sevigny en la presentación de su fragancia homónima, en octubre de 2007. (Fotografía cortesía de Pr News / Coty Inc. / Newscom)

Si la suerte, por tanto, está del lado de aquellos que esperan, solo un año ha hecho falta para restaurar un punto en el mapa para Ralph Toledano. Uno bien grande. Puig nombraba esta semana presidente de la división de moda al ex-presidente de Chloé, que en este caso se encargará durante 2012 de cuestiones relacionadas con Jean Paul Gaultier, y posteriormente pasará a ocuparse de Nina Ricci. Paco Rabanne, que actualmente también se haya en plena promoción de 1 Million y Lady Million, queda fuera del juego en esta ocasión. El baile de los diseñadores, extrapolado a la economía astronómica, de la mano de los que verdaderamente la configuran. El vals (armado) de la moda.

Por Mario Ximénez

Entrevista a Diane Pernet

Originalmente publicado en VANIDAD

La inconfundible imagen de Diane Pernet encanta y aburre a partes iguales, según la boca que enuncie su descripción. De cualquier manera, la idiosincrasia de la Dama de Negro de la moda, porque así es como se la conoce, le ha llevado a un punto tan alto que ha decido pausar su ritmo, que no sus ganas. Ese punto de inflexión reverbera ahora mucho más cerca de lo que cabría esperar: Barcelona.
Es en la Ciudad Condal donde mañana se inaugura el segundo hijo de Diane, un hermano pequeño del primero, su blog, el festival A Shaded View On Fashion. Curiosamente Diane, que primero fue diseñadora, después crítica de moda y por último bloggera. Looping inverso donde los haya, teniendo en cuenta la evolución habitual del mundillo. Volviendo a su recién parido, catalán de nacimiento, se trata nada menos que de un festival de cine dedicado exclusivamente a la moda. Co-dirigido por Alex Murray-Leslie y Mahala Alzamora, esta edicion comprende tres competiciones: profesional, estudiantes de diseño, moda y cines; y móviles.

El festival acogerá también un programa de proyecciones, “Best of”, en el que se podrá ver una selección comisariada por la propia Diane Pernet de los mejores cortos presentados en ediciones anteriores de ASVOFF; así como proyecciones, mesas redondas y charlas con profesionales de la industria. La experta en moda Charo Mora presentara asimismo una “Carte Blanche” llamada “Narraciones” en la que se podrán ver algunos de los mejores documentales sobre moda realizados en España. La Dama de Negro nos atiende confesando que conoce Vanidad, y desde ese punto la cosa fluye irrefrenablemente.
 
Lo primero de todo, Diane, la pregunta obligatoria por defecto: ¿Conocías Vanidad o View of The Times?
Hace algunos años, cuando solía ir a Cibeles, mi amigo Mario Canal me presentó a Emilio Saliquet, el dueño de Vanidad. Acabé leyéndola y me gustó por su frescura y rapidez (confieso que hace mucho tiempo que no tengo un número entre mis manos).

Fuiste una de las primeras que, sin necesidad, y tras haber sido diseñadora y crítica de revista impresa, se abrió un blog. Parece una carrera a la inversa por lo que vemos en la evolución natural por defecto: a) hacerse un blog, b) intentar triunfar y c) conseguirlo (o no).
Recuerdo ser de las pioneras en abrir un blog dedicado a moda, así que tampoco tenía una referencia sobre la que apoyarme. Estudié cine en la universidad, después fotografía y después ayudé en producción para la CBC y Joyce Ma, mientras intentaba hacer emerger mi propia firma. En 2005 abrí ASVOFF, con el objetivo de darle una plataforma al talento emergente. Costó un tiempo que la gente entendiera el propósito del blog, y entonces vinieron más oportunidades incluyendo la época de editora en la revista ZOO.

Si tuvieras que decantarte por cine, moda o fotografía, ¿cuál escogerías?
El cine. Este festival es, sin duda, lo que más frutos y placer me da, espero que se convierta en un referente internacional, darle más patrocinadores y que sea reconocido cuando crezca con los años.

¿Y lo de volver a ser diseñadora de moda?
Es curioso, es algo que me pregunta muchísima gente. El otro día, hablando con mi amigo japonés Take Hirawaka (increíble periodista que conocí en 1985), me dijo que el mundo del diseño me echaba de menos. Por mucho que aquello me hiciera sonreír, me hizo darme cuenta de que yo no lo echaba tanto de menos. Cerré aquel capítulo cuando me mudé a París hace 21 años.
 
¿Quién encarna el diseñador de moda perfecto, para Diane Pernet?
Rick Owens. Consigue ser arriesgado y mantener señas comerciales, mientras sigue redefiniéndose. También soy una gran admiradora de Boudicca, Raf Simons y Haider Ackermann.

¿Qué colección (de ellos o no) lo cambió todo desde un punto de vista histórico?
Probablemente Comme des Garçons y Yohji Yamamoto, a mediados de los noventa. Fue una especie de cohete para la moda, que provocó que la gente (de dentro y de fuera de la industria) se replanteara todo.

Salvando las distancias, tras estar clavada al asiento del último desfile de Issey Miyake en París, ¿pudo provocar algo parecido el debut de Yoshiyuki Miyamae?
Por fortuna o por desgracia, con Internet, la gente se ha vuelto mucho más consciente del pasado y del futuro. Nada parece tener la misma repercusión ahora.

¿Y el festival? ¿Podrá llegar a tenerla?
He estado en Barcelona muchísimas veces. Escribía para la revista B-Guided en los noventa, para Juan Montenegro, y siempre me pareció una ciudad abierta al mundo. Recuerdo cuando Juan trajo mi primer proyecto aquí, a Barcelona, hace 6 años, el llamado “You Wear It Well”. Espero que ahora ASVOFF Film Festival se convierta en un evento anual, talentos como el de Charo Mora capitulando la historia de vuestra moda y la cantidad de películas que hemos recibido puedan unir fuerzas para expresarse a nivel internacional.

Por Mario Ximénez
Fotografía de Sonny Vandevelde

El extraño caso de Mary Katrantzou

Originalmente publicado en VANIDAD

Con perdón para el amigo sueco, hay colaboraciones y colaboraciones. Algunas son matrimonios de conveniencia, otras son alianzas innecesarias de gigantes establecidos, y hay otras que reducen su apetencia a eso, interés meramente creativo. Por eso muchos corazones palpitaron al ritmo británico cuando Topshop supo exprimir bien la enorme victoria mediática que llevaba cosechando la diseñadora griega Mary Katrantzou, desde que presentara su primera colección en el marco de la Semana de la Moda de Londres en febrero de 2009.


El talento de Katrantzou en este caso viene acompañado de un dominio estratégico de los estampados que han ocupado el leitmotiv en las 6 colecciones que lleva en su haber. Maxicollares, interiores de palacetes coloridos, faldas que emulan la silueta de una lámpara de mesa… Ambos conceptos podrían ser una máxima hortera si no fuera porque Katrantzou consigue dotarles de una fuerza y elegancia sublime que ha ido ganándose fuerza y prestigio en tan solo 2 años. Desde entonces, han lucido sus creaciones Alexa Chung, Blake Lively en una escena de Gossip Girl, Gillian Jacobs, Dianna Agron, Julia Restoin Roitfeld y hasta la camaleónica Anna dello Russo. 


No era de extrañar que Topshop acabara interesándose en ella con el tiempo. La primera de las colaboraciones repercutió beneficiosamente hasta tal punto que la diseñadora lanzará este febrero su segunda línea para la firma inglesa, que se compondrá de 14 piezas exclusivas en referencia a sus últimos desfiles londinenses. Lo más apetitoso del tema es el adelanto que nos muestra Karlie Kloss en un videoarte de Nick Knight para la casa junto con SHOWstudio, donde apreciable queda la esencia de Katrantzou incluso en el mainstream.


 
Por Mario Ximénez

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.