4/10/2012

El extraño caso de Mary Katrantzou

Originalmente publicado en VANIDAD

Con perdón para el amigo sueco, hay colaboraciones y colaboraciones. Algunas son matrimonios de conveniencia, otras son alianzas innecesarias de gigantes establecidos, y hay otras que reducen su apetencia a eso, interés meramente creativo. Por eso muchos corazones palpitaron al ritmo británico cuando Topshop supo exprimir bien la enorme victoria mediática que llevaba cosechando la diseñadora griega Mary Katrantzou, desde que presentara su primera colección en el marco de la Semana de la Moda de Londres en febrero de 2009.


El talento de Katrantzou en este caso viene acompañado de un dominio estratégico de los estampados que han ocupado el leitmotiv en las 6 colecciones que lleva en su haber. Maxicollares, interiores de palacetes coloridos, faldas que emulan la silueta de una lámpara de mesa… Ambos conceptos podrían ser una máxima hortera si no fuera porque Katrantzou consigue dotarles de una fuerza y elegancia sublime que ha ido ganándose fuerza y prestigio en tan solo 2 años. Desde entonces, han lucido sus creaciones Alexa Chung, Blake Lively en una escena de Gossip Girl, Gillian Jacobs, Dianna Agron, Julia Restoin Roitfeld y hasta la camaleónica Anna dello Russo. 


No era de extrañar que Topshop acabara interesándose en ella con el tiempo. La primera de las colaboraciones repercutió beneficiosamente hasta tal punto que la diseñadora lanzará este febrero su segunda línea para la firma inglesa, que se compondrá de 14 piezas exclusivas en referencia a sus últimos desfiles londinenses. Lo más apetitoso del tema es el adelanto que nos muestra Karlie Kloss en un videoarte de Nick Knight para la casa junto con SHOWstudio, donde apreciable queda la esencia de Katrantzou incluso en el mainstream.


 
Por Mario Ximénez

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.